Browsed by
Categoría: EUROPA

VIAJES POR EUROPA

PLAN DE SEMANA SANTA CON NIÑOS IMPROVISADO II ARCOS DE VALDEVEZ ( PORTUGAL)

PLAN DE SEMANA SANTA CON NIÑOS IMPROVISADO II ARCOS DE VALDEVEZ ( PORTUGAL)

Como ya os conté en un post anterior, Semana Santa suele venírsenos encima sin darnos cuenta. Estamos casi recién llegados de la nieve. Ya estamos pensando en  planear algún viaje en verano…  Y de repente te encuentras con 4 días libres seguidos, que no cuentan como vacaciones y en los que no habías pensado. Toca improvisar.

Read More Read More

SI TE HA GUSTADO COMPARTE Y ¡QUE LA FAMILIA CREZCA!
Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
PARQUE O CASTELINHO, VILANOVA DE CERVEIRA UNA TARDE DIVERTIDA AL AIRE LIBRE PARA TODA LA FAMILIA

PARQUE O CASTELINHO, VILANOVA DE CERVEIRA UNA TARDE DIVERTIDA AL AIRE LIBRE PARA TODA LA FAMILIA

 

Para todos los que vivimos en Vigo y sus alrededores, el Norte de Portugal es una región que la mayoría solemos visitar con cierta frecuencia. Nuestra proximidad a la frontera con el país vecino, y la oferta tanto comercial- con sus mercadillos y tiendas con buenos precios-  como de entretenimiento familiar que nos brinda, hace que pasar un día en Valença, o en los pueblos de alrededor sea siempre una opción atractiva. En este caso visitamos Vilanova de Cerveira, en concreto el Parque de Lezer O Castelinho (Parque de Lezer Castelinho). Hace tiempo que lo descubrimos y cada vez que estamos por la zona, si el tiempo acompaña, nos vamos a dar un paseo por esta zona de recreo.

Read More Read More

SI TE HA GUSTADO COMPARTE Y ¡QUE LA FAMILIA CREZCA!
Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
QUINTA DO RAPOZINHO. ESCAPANDO AL RURAL CABECEIRAS DE BASTO

QUINTA DO RAPOZINHO. ESCAPANDO AL RURAL CABECEIRAS DE BASTO

Siempre que podemos, por esta época y si el tiempo acompaña, nos gusta escaparnos un fin de semana al campo. Es una manera de desconectar de la rutina, respirar aire puro y conocer algún sitio en el que no hayamos estado. Nosotros esta vez, la semana de los puentes de diciembre, decidimos pasar una noche en un sitio desconocido para nosotros, pero que prometía ese relax que buscábamos (todo el relax que se puede tener cuando vas con un pequeño de 2 años y medio, claro): Cabeceiras de Basto, en el interior de Portugal.

Lo que nos convenció para elegir este sitio fue que no estaba demasiado lejos en coche (a menos de dos horas de Vigo) y que la casa en la que nos íbamos a alojar tenía una pinta estupenda. Antes de llegar a la casa, paramos en el centro de esta pequeña localidad, Cabeceiras de Basto y comimos en un restaurante en plena plaza principal.  Para conocer un poco el centro, dimos un pequeño paseo por los alrededores de Convento e Mosteiro Benedito de S. Miguel de Refojos (el monumento más importante de la ciudad).

Encontramos por casualidad, por la parte de atrás de esta iglesia, cruzando la carretera, un pequeño paseo , con un parque con columpios donde el peque pudo estirar un poco las piernas y jugar un rato.

De ahí, nos fuimos ya para la casa. Estábamos deseando ver si cumpliría con las expectativas.

Read More Read More

SI TE HA GUSTADO COMPARTE Y ¡QUE LA FAMILIA CREZCA!
Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
CERRANDO ASUNTOS PENDIENTES EN IRLANDA. TERCER VIAJE CON EL PEQUE

CERRANDO ASUNTOS PENDIENTES EN IRLANDA. TERCER VIAJE CON EL PEQUE

“Pues tendremos que volver”, es la típica frase que se repite cuando termina un viaje y no has podido ir a ver un sitio emblemático de la zona en la que estás, y que dudas de que puedas realmente cumplir según lo lejos que esté ese destino. Pues eso nos había pasado con los acantilados de Moher, en Irlanda.¡Allá que nos fuimos!

 

Hace ya muchos años que visitamos Irlanda por primera vez. Por aquel entonces vivíamos en Reino Unido como estudiantes y trabajadores a tiempo parcial. Aquel año lo exprimimos al máximo y visitamos todo lo que pudimos, aún sin tener ni una perra chica. Viajábamos con la mochila cargada de víveres (muchas veces era un paquete de pan de molde, y un bote de nutella o fiambre y alguna cosilla más), nos movíamos en autobús y si dormíamos fuera, lo hacíamos en hostels (pero permitiéndonos el lujo de no compartir habitación), o dormíamos en casas de amigos.

Aprovechamos excursiones organizadas por la Universidad donde estudiaba y fuimos a Brighton, y Oxford, y luego por nuestra cuenta fuimos a Edimburgo, Birmingham, Manchester, Nottingham y con la excusa de visitar familiares y amigos a Londres varias veces , a Bristol y a Cardiff.

Una de esas amistades, mi mejor amiga en concreto, estaba pasando 6 meses en Dublin, así que nos fuimos un fin de semana a conocer la ciudad, con un vuelo doméstico muy barato (en los orígenes de Ryanair, cuando solo llegaba a Valladolid y a cuatro destinos más en España).

Fue un viaje corto, y hace ya tantos años que, este año cuando Ryanair –una vez más- llegó a nuestra ciudad ofreciendo vuelos directos (un sueño para todos los vigueses ya muy hartos de pasar por Madrid para ir a cualquier sitio) y viendo que uno de los destinos era Dublin…nos dijimos:¡ Ya tenemos destino para nuestras próximas vacaciones!

Read More Read More

SI TE HA GUSTADO COMPARTE Y ¡QUE LA FAMILIA CREZCA!
Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
4 LECCIONES DE NUESTRO PRIMER VIAJE CON EL PEQUE: ALEMANIA

4 LECCIONES DE NUESTRO PRIMER VIAJE CON EL PEQUE: ALEMANIA

Primer viaje en avión los tres juntos, un país diferente, muy lejos de casa y no mucho presupuesto: ¿Cómo planificarlo? ¿Qué llevar? Nuestras primeras lecciones básicas para que cualquier viaje con bebés salga bien.

 

Digamos que después de que pase ese caos de la llegada de un nuevo miembro a la familia del que os hablaba, una ya empieza a replantearse planes más allá de las típicas tareas ineludibles de cada semana: la compra, la colada, la limpieza de la casa, la lactancia y algún paseo el fin de semana. Esas tareas domésticas que se han incrementado y multiplicado, ocupan casi todo tu tiempo junto con la recuperación física y mental, pero después de un tiempo, la vida poco a poco adquiere un tono de normalidad que realmente ya se echaba en falta.

En nuestro caso, tardamos poco menos de un año. Ni mucho ni poco, lo que nosotros necesitamos para encontrarnos a gusto y con la situación lo suficientemente controlada como para atrevernos a darnos una vuelta a miles de kms. de casa.

Read More Read More

SI TE HA GUSTADO COMPARTE Y ¡QUE LA FAMILIA CREZCA!
Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn