VIAJE A LA NIEVE CON NIÑOS PARA PRINCIPIANTES. NUESTRAS CONCLUSIONES.

VIAJE A LA NIEVE CON NIÑOS PARA PRINCIPIANTES. NUESTRAS CONCLUSIONES.

 

Viviendo en un sitio donde la estación de esquí más cercana queda a  casi tres horas en coche, y sin tener a nadie a mi alrededor que me introdujese en esto…la práctica de cualquier deporte de nieve,nunca había supuesto una actividad atractiva para mí.

Hasta que ya mayorcita, con el señor Majuve, no me quedó más remedio que probar. Y me encantó. Yo, que siempre había preferido la playa a la montaña. Yo, que no llevaba nada bien el frío. Yo, que siempre pensé que ir a la nieve era de “pijos”… Pues sí. Me encantó. 

Después de probar, me di cuenta de que bien equipados, y con la compañía adecuada, podía ser una experiencia muy divertida. Y ahora con un peque, pues había que seguir con la tradición familiar.

Es cierto que el año que estuvimos embarazados, y el primer año del peque, no fuimos a la nieve. No queríamos ir sin él. Y sinceramente, para un niño que aún no camina, no creímos que fuese un viaje en el que pudiese disfrutar mucho, así que, preferimos posponerlo .

El año pasado, ya con casi dos añitos, decidimos ir con él a la nieve  por primera vez. Y preparando el viaje, nos surgieron un montón de preguntas: ¿qué ropa le llevamos? ¿dónde la compramos? ¿cómo planteamos el trayecto? ¿cómo dormimos? Aquí os doy mis RESPUESTAS  a todas esas dudas para padres primerizos en la nieve.

1º Decathlon, ¡gracias por existir!

Suena exagerado pero, equipar a un niño para la nieve no es fácil, al menos, en nuestra ciudad. No hay muchos sitios donde encontrar ropa de nieve de talla pequeña y menos si quieres que el peque vaya bien abrigado y a la vez no gastar demasiado (que todos sabemos que la ropa no se la pondrá al año siguiente).

Además no sabíamos  cómo talla ese tipo de ropa, así que desechamos  la idea de comprar la ropa por internet.

Y es que por suerte…¡tenemos Decathlon!, y aunque tampoco había mucho donde elegir en estos tamaños, sí pudimos equipar al peque. Por unos 60€ compramos cazadora, pantalón y ropa interior térmica.

Las botas las compré en la web de la marca Igor (por unos 25€)ya que de su talla tampoco encontré calzado de nieve en ningún sitio (además te dejan cambiar si te has equivocado de talla sin coste alguno). Las gafas que le llevamos fueron un regalo.

Desde luego ir a la nieve no es barato, pero Decathlon para iniciarse, y para pequeños que estrenarán ropa cada temporada, es una buena opción.

cazadoraimages2kv52qtvbota

PARTE DE LA EQUIPACIÓN PARA EL PEQUE

También llevar ropa prestada o comprar ropa de segunda mano (que se queda nueva de un año para otro), hubiera sido otra opción más que interesante y que no descarto en un futuro.

2º Recursos para un viaje en coche soportable.

Nosotros solemos ir a visitar a unos buenos amigos que viven en Biescas y vamos a esquiar a Formigal.

TRAYECTO VIGO-BIESCAS
TRAYECTO VIGO-BIESCAS

Eso supone como veis, más de 8 horas de trayecto en coche, y aunque tuviésemos la posibilidad de ir en avión… con todo lo que hay que llevarse a la nieve, y más con un niño…casi que prefiero las 8 horas de coche y llevarme todo lo que quiera conmigo.  Así, también puedes salir y volver cuando quieras, por si el viaje se tuerce por el motivo que sea ( pésimo pronóstico de nieve, algún hueso roto.. esas cosillas 😉). Además, sale mucho más económico.

Antes hacíamos esas 8 horas del tirón, haciendo turnos para conducir , con paradas rápidas y se llevaba más o menos bien. Pero ahora… llevas un pequeño terremoto, al que tener 8 horas atado en su silla del coche no le va a gustar mucho.

Eso no puede hacerse del tirón (al menos para mí no es una opción). Así que, o bien sales de noche o muy temprano por la mañana para que parte del viaje lo haga durmiendo , o haces paradas frecuentes por el camino e incluso te quedas a dormir si es necesario en algún pueblo. Nosotros hicimos todo eso, y se llevó bastante bien.

Por supuesto, imprescindible para el trayecto: Tablet o DVD para poner dibus, cuentos, cuadernos para pintar o de pegatinas, juguetes…Toda ayuda es poca para entretener a un niño tanto tiempo. Y si los juguetes y libros que llevéis son nuevos, aún mejor, pues se entretendrá mucho más, sólo por la novedad. Con cuatro cosillas nuevas que no cuesten mucho, veréis que se entretendrán mucho durante las vacaciones.

3º Planificar el alojamiento con unos mínimos

Dormir en casa de amigos, compartir habitación en un albergue, dormir en un sofá cama en un apartamento compartido entre 8, o ir de hotel se acabó. Con un peque, hay ciertos mínimos que para mí son imprescindibles y por los cuales nos decantamos, como ya es habitual, por reservar un apartamento:

  •  Tener habitación propia para dormir los tres.

Así, si compartimos apartamento,  intentamos que el peque cause las mínimas molestias posibles a los demás (sobre todo al dormir). Y que los demás le molesten a él lo mínimo posible, claro. Para los más peques, una cuna de viaje en estos viajes es muy útil.

  • Tener un sitio en el que pasar una tarde entera

Por si el tiempo se complica y no se puede casi ni salir a la calle, o si el peque no se encuentra bien , tener un salón en el que poder sacar de nuevo  juguetes, cuentos, Tablet, pinturas es imprescindible. Nada de habitación de hotel.

  •  Disponer de buena calefacción
  •  Tener la posibilidad de cocinar
  •  Tener un baño con bañera.

Con estos requisitos, estaremos como en nuestra propia casa y sin gastarnos un dineral.

En  Fincas Valle de Tena siempre nos encuentran la mejor opción de alojamiento al mejor precio.

4º Ser muy flexibles con los horarios. ¡Fuera las prisas!

Eso de levantarse temprano para aprovechar el día, y volver tarde a casa…ya no es una opción. Ahora, hay que tener en cuenta que llevamos a una personita que además de pasárselo bien, también añora su casa, sus cosas, y su rutina.

Por eso,intentar mantener unos horarios más o menos adecuados para él, es fundamental. Si tenemos mucha actividad durante el día, e incluso se acuesta un poco más tarde de lo normal, lo que no podemos es pretender que al día siguiente madrugue. Así que, sin prisas que estamos de vacaciones, ¡relax!

5º Mentalizarse de que no vas a esquiar mucho.

Es mejor que te vayas haciendo a la idea : no vas a esquiar tanto como te gustaría; resígnate. Incluso yendo con una de las abuelas como una ayuda extra muy de agradecer, (tengo mucha suerte, lo sé),o incluso haciendo turnos entre los papis, los horarios y las necesidades del peque están por delante de tus ganas de esquiar. Así que probablemente estarás menos tiempo en la estación del que te gustaría, y menos tiempo esquiando del que quisieras (a pesar de los muuuchos kms por recorrer…)

formigal
176KMS DE PISTAS

6º Tu Après- Ski será limitado

Después de la jornada de ski, toca disfrutar del ambiente de la estación. Tomarte un chocolate, una cerveza o un gin tonic en los pubs y restaurantes de la estación, mientras comentas tus anécdotas del día, con buena música de fondo es lo que se conoce por après-ski, como ya su nombre indica. Aquí, sin niños, puedes liarte hasta casi empalmar un día con otro- tampoco estamos mucho ya para esos trotes, la verdad-, pero con el peque, ese tiempo de après-ski…es limitado.

APRÈS SKI EN HORARIO INFANTIL
APRÈS SKI EN HORARIO INFANTIL

7º Recompensa

Es obvio que viajar a la nieve con un niño tan pequeño, implica tener en cuenta más cosas aún que cuando viaja un adulto: ropa, biberones, papillas, pañales, desplazamientos largos, alojamiento cómodo para todos…

Ir a la playa, es más sencillo, pues sí.

Y admito que para que un niño disfrute de la nieve siendo tan pequeño, no es necesario todo esto. Cualquier sitio nevado que tengáis cerca, servirá para que el peque se divierta un fin de semana, o una tarde,y se lo pase genial con la nieve. Al menos, hasta que el peque tenga edad para iniciarse en los deportes de nieve, si es lo que buscáis, ir a una estación de ski no es necesario en absoluto. Y más si no la tenéis cerca, como es nuestro caso pero aún  así , si tenéis la oportunidad, os digo que…. COMPENSA.

COMPENSA, porque es genial poder disfrutar de algo que nos gusta a toda la familia y compartirlo con él. Es un lujo hacerte una bajadita, e ir a darle un beso y ver lo alucinado que está con todo lo que ve a su alrededor (señores con gafas y cascos, que andan raro y llevan unos palos y tablas a los hombros, por ejemplo). Verlo jugar con la nieve, que vea otros niños esquiando, disfrutar con él en brazos del après-Ski.., todo esto hace que el viaje merezca la pena.

Ya estamos preparando la escapada de este año…

ESTO MERECE LA PENA
SÓLO COMPARTIR ESTO CON VUESTRO PEQUE, YA MERECE LA PENA

¿Os animáis a iros a la nieve con vuestros peques? ¿si estáis pensando en hacerlo, cuáles son vuestras dudas? Y si lo habéis hecho ya, ¿qué conclusiones tenéis vosotros?

 

 

 

SI TE HA GUSTADO COMPARTE Y ¡QUE LA FAMILIA CREZCA!
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
16Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *