SKAGEN: ENTRE EL MAR DEL NORTE Y EL MAR BÁLTICO Escandinavia en familia

SKAGEN: ENTRE EL MAR DEL NORTE Y EL MAR BÁLTICO Escandinavia en familia

 

¿ Habéis visto alguna vez de cerca el punto exacto donde dos mares se encuentran? ¿Habéis tenido la oportunidad de dejar que vuestros pies se sumerjan en dos mares distintos al mismo tiempo? ¿A que suena extraño?

Pues con la ilusión e inquietud de estar en un sitio así, iniciamos nuestro camino a Skagen, el punto más septentrional de Dinamarca.

¿Queréis saber cómo es este lugar?

RUTA POR LA CARRETERA 40 HASTA GRENEN

RUTA RIBE SKAGEN (CABO GRENEN)

Después de visitar el Centro Vikingo de Ribe nos esperaba la etapa más larga en caravana de todo el viaje. Algo más de 3 horas hasta llegar a Frederikshavn y de ahí media horita más a Skagen por la carretera 40.

De nuevo, las ganas de conocer el lugar, eran igual de intensas que las dudas que teníamos de qué nos íbamos a encontrar… Y como suele sucedernos, no salimos defraudados.

A medida que recorríamos la mencionada carretera 40 y nos íbamos acercando a la costa norte, el paisaje iba cambiando. Pasamos por inmensos prados verdes, maizales y campos de trigo infinitos.

Y de pronto nos adentramos en un paisaje dunar, cuya única vegetación eran arbustos, y casi sin ninguna construcción a nuestro alrededor. Como pasa en muchas carreteras de las que atravesamos a lo largo de todo el país, un sendero para bicicletas discurría al borde de la carretera. Hubiese sido fantástico poder hacer esos 40 kms en bici (o al menos un tramo). ¡Qué sensación de libertad tenía que sentirse en ese paraje!

Para llegar al punto que estábamos buscando, el cabo Grenen, pasamos delante del faro de Vippefyr.

Este faro fue uno de los primeros en construirse en Dinamarca (en el siglo XV), y se hizo precisamente, por ser éste, un punto en el que los naufragios y la pérdida de embarcaciones eran más que habituales.

FARO VIPPEFYR

Poco después del faro llegaríamos por fin a Grenen: la lengua de arena donde se puede divisar ese insólito punto en el que el Mar del Norte y el Mar Báltico se encuentran.

LLEGADA A GRENEN Y SU TRACTOR BUS

Para llegar, debes seguir hasta el final la carretera 40 que decíamos,  que desemboca justo en un aparcamiento. A partir de ahí, ya hay que continuar a pie o en el tractor-bus.

Sí, un tractor-bus. Un medio de transporte de lo más original, que no sabíamos ni que existía. La verdad es que nos pareció de lo más útil. Con él, nos ahorramos la caminata que había hasta la lengua de arena. Nos pareció una manera muy práctica, cómoda y divertida de llegar hasta allí, sobre todo por el peque (y también para la gente mayor que estaba visitando la zona).

TRACTOR BUS SANDORMEN

El “Sandormen”, nos dejó a pie de mar y las vistas no pudieron impresionarnos más. Es cierto que no esperaba que hubiese tanta gente, y que al final aquello no dejaba de ser una playa muy amplia sin más…pero no…no era una playa cualquiera, tenía algo diferente.

SANDORMEN PARANDO EN GRENEN

Poder adentrarse en la lengua de arena , y saber que en ese punto exacto tenías el Mar del Norte a un lado y el Mar Báltico al otro era una sensación muy especial. Mentalmente imaginaba incluso un mapa del país, y me imaginaba en el sitio exacto donde me encontraba….

CABO GRENEN

 

RECORRIENDO EL CABO GRENEN

 

MOJANDO LOS PIES EN EL MAR BÁLTICO Y MAR DEL NORTE

Tener un pie en cada mar..fue genial. Sobre todo, porque no hacía falta usar demasiado la imaginación, delante de tí podías verlo. Las olas literalmente se encontraban. Había olas de un lado y del otro. No sé de qué manera porque el viento soplaba en la misma dirección…. Supongo que por influencia de las corrientes marinas, o algo así.  Lo que sí sé, es que ver cómo chocaban, y cómo el color del agua cambiaba y se volvía más oscuro en esa zona más agitada, era una verdadera maravilla.

MAR BÁLTICO Y MAR DEL NORTE

Quizás a alguno no les parezca para tanto, pero de verdad que, al menos a mí, me hace especial ilusión estar en un sitio así, ….quizás los que vivimos al borde del mar, valoramos estas cosas de otra manera..no sé.

Estando allí, y viendo a mi alrededor, entendí porqué muchos pintores y escritores daneses del siglo XIX, como había leído, se habían sentido atraídos por estos paisajes y  habían elegido aquel lugar como retiro inspirador.

TARDE DE VERANO EN LA PLAYA DE SKAGEN (Peder Severin Kroyer )

Estuvimos un par de horas paseando, sacando fotos, disfrutando de las vistas, mojándonos…Después, volvimos a coger un “Sandormen”, que nos llevaría (con el mismo ticket) de vuelta al parking. Allí nos cambiamos de ropa (ventaja de llevar la casa contigo 😉 ), y dimos un pequeño paseo por los alrededores.

SKAGEN

De ahí salimos ya para Skagen, el pueblo más cercano y centro neurálgico de la zona, que habíamos pasado de largo para llegar a Grenen .

SKAGEN

 

SKAGEN

La verdad es que Skagen es un pueblecito minúsculo; como de cuento.  Son básicamente dos calles principales de casitas bajas, al borde del mar, con pequeñas tiendas de artesanía, restaurantes, etc. Todo con una decoración y un gusto muy al estilo nórdico (como no podía ser de otra forma).  Fuera de esas dos calles y de la zona del puerto, todo eran casas bajitas, con jardín, y alrededor campos de vegetación de arbustos y tierra arenosa. Nos pareció un pueblo encantador.

LA IGLESIA ENTERRADA (DEN TILSANDEDE KIRKE)

Después nos dirigimos a un lugar bastante curioso que quería conocer: la Iglesia Enterrada de Skagen (Den Tilsandede Kirke).

A unos 2 kms del centro del pueblo, siguiendo un sendero que atraviesa un paisaje dunar y de arbustos precioso, se encuentra lo que queda de una iglesia del siglo XVIII.

COMIENZO DEL SENDERO A DEN TILSANDEDE KIRKE

 

SENDERO A LA DEN TILSANDEDE KIRKE

 

PAISAJE DE CAMINO A LA IGLESIA ENTERRADA

La historia de esta iglesia es curiosa. Se encuentra tan cerca del mar, que las dunas migratorias que la rodeaban se la iban “comiendo” cada vez más, hasta el punto de que los vecinos tenían que desenterrar la puerta de entrada cada vez que querían dar misa. Hasta que en 1795, la congregación decidió abandonarla. Se demolió el edificio salvo una de las torres, dejándola como testigo de lo que antes había en el lugar.

LLEGANDO A DEN TILSANDEDE KIRKE

El proceso de desertificación que sufría la zona hasta el siglo pasado, se detuvo gracias a la decisión de plantar hierba, arbustos y abetos, dejando el paisaje del que podemos disfrutar ahora.

DEN TILSANDEDE KIRKE

La verdad que es un sitio, que solo por el paisaje y la historia de la iglesia, bien merecen una visita, pero os advierto que para un niño pequeño, es un camino algo largo.

Después de un día tan intenso, no pudimos dejar de pensar que los kms y las horas en coche desde Ribe hasta Skagen habían merecido mucho la pena. Para mí, dos de los lugares imprescindibles si vas a Dinamarca, junto con Copenhague, claro.

Al día siguiente ya tocaba decirle adiós a Dinamarca y …hola a Suecia!

Os lo cuento todo en el siguiente post!

SI TE HA GUSTADO COMPARTE Y ¡QUE LA FAMILIA CREZCA!
Email this to someoneShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

2 thoughts on “SKAGEN: ENTRE EL MAR DEL NORTE Y EL MAR BÁLTICO Escandinavia en familia

    1. Gracias lavidanoessolotrabajar.com. Me alegra que el post te haya parecido interesante. Espero que pronto puedas ver con tus propios ojos estos lugares. Merecen mucho la pena. Un saludo!
      Majuve

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *