DE MALMO A ODENSE EN CARAVANA: PUENTE ORESUND Y GRAN BELT Escandinavia en familia

DE MALMO A ODENSE EN CARAVANA: PUENTE ORESUND Y GRAN BELT Escandinavia en familia

Después de pasar nuestro primer día en Copenhague, comenzamos la ruta que habíamos planificado por Dinamarca y Suecia. Recogimos nuestra caravana, y al arrancar el motor, justo en ese momento, al igual que cuando compras el billete de tu siguiente destino, o aterrizas en nuevo país, los nervios y la emoción aparecieron en nuestros estómagos. Me encanta esa sensación. ¿No os pasa lo mismo?

Salimos de Malmo, sin saber lo que nos íbamos a encontrar.  No sabíamos si las expectativas que llevábamos se cumplirían, si el clima sería benévolo, si nos daría  tiempo a ver todo lo que habiamos planeado …

Lo que sí sabíamos, era que estábamos haciendo justo lo que queríamos, lo que más nos llena y lo que llevábamos tanto tiempo esperando: ¡Viajar!  Y al final, cuando uno sale a conocer mundo, y lo hace por libre, esos “miedos” forman parte de la aventura y son lo que realmente nos engancha y nos hace sentir tan vivos.

Lo primero que haríamos sería atravesar el puente Oresund, luego el puente Gran Belt y después nuestra primera parada: Odense.

¿Nos acompañáis?

LA AUTOCARAVANA

NUESTRO HOGAR RODANTE DURANTE 5 DÍAS

Tengo que reconocer, que nuestra reserva de autocaravana por Airbnb, nos tenía un tanto intranquilos. Nunca habíamos reservado una autocaravana con ellos- es más, ni sabíamos que las ofrecían-, y nos seguía pareciendo una ganga para ser Suecia, y para ser agosto (¡100€ al día!). ¿Sería un timo?

Sin embargo, todo salió genial. La autocaravana era tal y como la esperábamos. Su dueño, Sven, nos ayudó en todo lo necesario. Siempre a nuestra disposición por teléfono o email para resolver cualquier duda, y muy correcto en todo. Gracias a este hallazgo, pudimos hacer nuestra ruta, improvisar lugares para pasar la noche, y llevar siempre todo lo necesario con nosotros.

 

SALÓN COMEDOR
COCINA
BAÑO

PUENTE DE ORESUND

Recogimos nuestra nueva casa rodante y arrancamos hacia Dinamarca de nuevo, atravesando por segynda vez el puente de Oresund.

RUTA MALMO-ODENSE

Este puente es una de las obras de ingeniería más importantes de Europa, que combina un puente colgante, una isla artificial y un túnel submarino, y por la que pueden circular tren y tráfico rodado.

ISLA ARTIFICAL DE PEBERHOLM (Imagen extraída de Wikipedia)

Primero lo cruzamos en tren – que casi ni nos enteramos- y una vez en Malmo,  ya con la autocaravana,  volver a atravesarlo fue una experiencia totalmente diferente. No deja de ser un puente como cualquier otro, pero el más largo que habíamos recorrido hasta el momento (casi 8kms). Mientras circulas en él -durante  20 minutos, más o menos-, tienes la sensación de rodar sobre el mar, hacia las nubes. Y al no ver el final del puente, parece que nunca tocarás tierra. Quizás nos esperábamos algo más impactante; notar que se mueve, o yo qué sé, pero bueno, nuestra imaginación a veces trabaja de más.

PUENTE ORESUND
VISTAS DE MOLINOS MARINOS DESDE EL PUENTE DE ORESUND

PUENTE GRAN BELT

Al salir del puente continuamos nuestro camino a Odense.  Para llegar, tendríamos que atravesar otro famoso puente: el Gran Belt, que une la Isla de Sealandia con la isla de Fionia. Y…para nuestra sorpresa nos impactó más. El puente mide 16kms, (es el tercer puente colgante más largo del mundo), superando con creces lo que acabábamos de vivir en el Oresund. Además el paisaje mientras lo recorres nos gustó mucho más.

VISTAS ATRAVESANDO EL PUENTE GRAN BELT
FARO JUNTO AL GRAN BELT

Justo al terminar el puente, vimos que había una playa y como no nos venía mal hacer una pequeña parada antes de continuar la ruta, allí nos fuimos a estirar las piernas.

PLAYA DE FYNS BADESTRAND

 

La verdad es que el pequeño explorador, disfrutó mucho de ese ratito, después de toda la mañana de trajín. Saltar varias veces desde la mesa que veis, lo entretuvo un buen rato.

Y una vez estiradas las piernas llegamos a Odense, donde pasaríamos la primera noche.

ODENSE

Decidimos que ésta sería nuestra primera parada, porque además de que nos quedaba bien en la ruta que queríamos hacer, es la tercera ciudad más grande de Dinamarca, una de las más antiguas, y la ciudad natal de Hans Christian Andersen.

Sin embargo nos decepcionó un poco. Y eso que llegamos cuando se celebraba la Fiesta de la Flor “Blomsterfestival”. La plaza central estaba llena de puestos con distintas ornamentaciones florales, orientado a la decoración de jardines y había mucho ambiente. Lo más curioso fue una actuación de danza y música tradicional japonesa que pudimos ver de pasada.

AYUNTAMIENTO DE ODENSE
BLOMSTERFESTIVAL
ACUTACIÓN MÚSICA TRADICIONAL JAPONESA

 

BAILE TRADICIONAL JAPONÉS

Otro punto de interés es el templo en honor a San Knud, un rey danés asesinado en la ciudad en el año 1086. La importancia de esta iglesia, además de por su antigüedad y su estilo arquitectónico (gótico danés), es el tríptico que se ubica en el altar mayor del templo.

TEMPLO DE SAN KNUD
INTERIOR DEL TEMPLO DE SAN KNUD
DETALLE DEL TRÍPTICO EN EL INTERIOR DEL TEMPLO DE SAN KNUD

Es cierto que la visita fue algo rápida, y que seguramente con más tiempo hubiésemos encontrado más atractivos a esta ciudad, pero la verdad es que no fue un amor a primera vista.

Una vez terminamos nuestro paseo por el centro de la ciudad, emprendimos de nuevo la marcha, y….la siguiente parada sí que nos iba a cautivar.

No os perdáis el post de la semana que viene, que será de los que vengan cargados de sitios MUY recomendables. Nos esperan los vikingos…

*Si queréis más información sobre la autocaravana, por favor enviadme un correo y os doy detalles prácticos a tener en cuenta.

 

 

 

SI TE HA GUSTADO COMPARTE Y ¡QUE LA FAMILIA CREZCA!
Email this to someoneShare on Facebook12Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *