AZORES. QUÉ VER EN SAO MIGUEL EN 5 DÍAS (II): FURNAS, CALDEIRA VELHA AZORES EN FAMILIA

AZORES. QUÉ VER EN SAO MIGUEL EN 5 DÍAS (II): FURNAS, CALDEIRA VELHA AZORES EN FAMILIA

 Como os comentaba en el post anterior,sigo compartiendo con vosotros los lugares más relevantes para una escapada de 5 días a Azores. 

Sao Miguel, tiene todavía mucho que ofrecer. Aquí os traemos dos de los lugares más llamativos, y que no podéis dejar de visitar.

Quizás antes de visitar Azores, desconozcamos que se trata de un archipiélago de origen volcánico. Sin embargo, al poco de poner un pie en la isla, no nos quedará la más mínima duda. De hecho, podréis visualizarlo de manera muy clara, cuando visitéis los numerosos lagos que hay por toda la isla. En realidad esos lagos son en su mayoría antiguos cráteres anegados.

También el color negruzco de las rocas de su litoral, es una muestra de la naturaleza volcánica de las islas.

Es por ello, que dos de los lugares más atractivos de Sao Miguel son, precisamente, aquellos puntos  que más evidencian esta actividad subterránea: As Furnas y Caldeira Velha.

AS FURNAS

As Furnas es una población del Sudeste de la isla cuyo principal atractivo son sus fumarolas. Se trata de charcas de agua hirviendo, debido a la actividad volcánica del subsuelo. Éstas emanan un vapor con olor a azufre, muy característico en este tipo de aguas termales.

El pueblo también tiene un bonito parque y un jardín botánico (que no pudimos conocer por falta de tiempo). Pero la parte más llamativa, es la Lagoa das Furnas, a las afueras del pueblo.

Se trata de un parque natural de una belleza increíble. Un espacio donde relajarse al aire libre, rodeados de un frondoso bosque que bordea la Lagoa. En la entrada al parque, se encuentra la zona con merenderos, servicios y aparcamiento (hay que pagar para entrar al recinto y poder aparcar, eso sí).

En uno de los márgenes del lago, muy cerca del aparcamiento, se encuentra la zona principal de fumarolas, donde se cocina el plato más típico y original de Azores, que se puede degustar en casi cualquier restaurante del pueblo: o cozido á portuguesa.

Lo especial de este cocido, a base de carne de cerdo, pollo, verduras, arroz y chorizo, es su método de cocción. Ésta se produce en un olla que se entierra en el suelo. Cada restaurante tiene su hoyo, y es el propio calor de la tierra, el que durante unas horas va cocinando los ingredientes.

¿Se os ocurre una manera más ecológica y económica de cocinar?. Por supuesto probar este plato es obligado para cualquier visitante, y he de decir que está sabroso, aunque tiene algo distinto, que dejaré que descubráis vosotros mismos, para no echaros a perder la sorpresa… Nosotros lo degustamos en el restaurante Miroma y salimos muy contentos, tanto con el trato del personal, como con el local, la comida y los precios.

Para poder ver como retiran  alguna de las ollas enterradas, hay que ir a media mañana, que es cuando los restaurantes recogen lo que han puesto a cocer a primerísima hora. Nosotros no fuimos a la hora adecuada, pero igualmente merece la pena conocer este paraje.

CALDEIRA VELHA

A una hora aproximadamente de As Furnas, hacia el interior de la isla, más al Norte, se encuentra uno de los rincones más especiales de la isla: Caldeira Velha.

Se trata de un centro de interpretación ambiental, en el que se encuentran varias charcas termales en las que podemos darnos un baño.

Solo el paisaje que rodea estas pequeñas piscinas naturales ya resulta impresionante. La vegetación de la zona es tan exuberante que pareces estar en plena selva. Estar rodeados, de helechos gigantes, árboles inmensos o plantas que parecen salir de una época prehistórica, hacen que darse un baño en estas termas sea algo de lo más exótico.

 

 

El recinto es pequeño, de hecho el sendero hasta las piscinas no debe llegar a los 600ms. Las instalaciones están muy bien preparadas. El camino está muy bien acondicionado y hay cambiadores para poder ponerse el bañador.

Hay dos piscinas en las que poder darse un baño a una temperatura caliente, otra piscina más grande con una cascada donde el agua está más tibia, y una… solo para mirar (el agua hierve).

Algo que me preocupaba antes de visitar Caldeira Velha, y de lo que no había conseguido averiguar nada, era de las instalaciones y las distancias dentro del recinto. Cuando vas con un Pequeño Explorador son cosas que hay que tener en cuenta. Ahora puedo deciros que visitar este sitio con niños de cualquier edad es un acierto. Os costará sacarlos de allí.

                       ***

No sé a vosotros, pero después de contaros nuestra ruta, creo que es difícil sacarle más partido a los 5 días que estuvimos en la isla de Sao Miguel.

Todavía me sorprendo al recordar todos estos paisajes, y rincones de naturaleza impactante, y pienso en cuántas sorpresas nos ofrecen los sitios más insospechados.

La cara más desconocida de Portugal, nuestro país vecino, a unas dos hora de avión, en medio del Océano…

Y es que las islas Azores son un jardín botánico en sí mismas. Un recodo en el mar, entre dos continentes, en el que la naturaleza se conserva casi intacta y el tiempo parece ir a otro ritmo. Para mí ha sido uno de los descubrimientos más sorprendentes, y que recomiendo de verdad, que incluyáis en vuestra lista de próximos destinos para una escapada.

 

SI TE HA GUSTADO COMPARTE Y ¡QUE LA FAMILIA CREZCA!
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
35Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *