9 PLANES IMPRESCINDIBLES EN NUEVA YORK HACIENDO MEMORIA

9 PLANES IMPRESCINDIBLES EN NUEVA YORK HACIENDO MEMORIA

Nueva York es una ciudad que, desde que pones el pie en ella, te sorprende. Hay lugares que ya conoces de verlos mil veces en diferentes escenas cinematográficas, pero que en directo son mucho más impresionantes. Hay lugares (los menos) que son tal y como te los imaginabas o que incluso te los esperabas mejores. Y después hay lugares que ni te imaginabas. En un viaje a Nueva York, te encontrarás con sitios así, pero todos dejarán una huella imborrable en ti, y volverás a casa con la sensación de haber vivido un viaje único.

Tenemos claro los planes que recomendaríamos a aquellos que visitan la ciudad por primera vez, según nuestra experiencia. Algunos, se salen un poco de lo habitual, y han sido todo un descubrimiento. Si estáis pensando en ir a Nueva York…no dejéis de leer nuestros “imprescindibles”.

¿Empezamos?

PLANES CLÁSICOS:

Visitar Times Square

Creo que es lo primero que queremos hacer en cuanto llegamos a la ciudad. Coger un metro y aparecer en esas calles, donde todo son neones, tiendas y luces.

Si podéis hacer vuestra primera visita de noche, el encuentro con Times Square será mucho más memorable.

TIMES SQUARE

Pasear por Central Park

Nueva york es una ciudad muy bien diseñada. Conscientes de la necesidad de algo más que asfalto y rascacielos, sus arquitectos, decidieron dotarla de un espacio verde en el corazón de la urbe, que sirviese para el disfrute de los neoyorkinos: Central Park. Allí verás cómo practican deporte, hacen picnics en familia o en pareja, pasean a sus mascotas… Es un parque inmenso que podéis recorrer a pie (echándole muchas ganas y tiempo), o disfrutar de paseos en algunas de sus zonas, o si lo preferís recorrerlo en bici o en carro de caballos (de película!).

CENTRAL PARK

Subir al Empire State Building

Uno de los planes turísticos por excelencia de cualquier visitante de Nueva York.

Y merece la pena. Son unos 30€ por persona (no es barato), pero… No todos los días se tiene la oportunidad de subir casi 100 plantas en ascensor y tener unas vistas tan impresionantes. Además, la historia del edificio que te muestran en diferentes fotos antes de salir al mirador, resulta muy interesante.

Eso sí, nuestra recomendación es – además de comprar la entrada por internet y ahorraros las colas de la taquilla- ir a última hora de la tarde. Podréis ver la panorámica bajo distintas luces: a pleno dia, con la puesta de sol, y con el espectáculo de luces y neones. Nosotros estuvimos más de una hora contemplando la ciudad…

VISTAS DESDE EMPIRE STATE AL ATARDECER
ENCENDIENDO LAS PRIMERAS LUCES AL ANOCHECER

Coger el ferry a Staten Island

Algunos dirán que visitar la Ellis Island y ver la Estatua de la Libertad de cerca es un buen plan. No lo dudo, sin embargo..cogiendo el ferry gratuito a Staten Island, puedes verla desde una buena perpectiva, ver la parte sur de la ciudad y disfrutar además de un paseo por la bahía. Nosotros es lo que recomendamos.

FERRY A STATEN ISLAND
ESTATUA DE LA LIBERTAD DESDE EL FERRY

Visitar la Grand Central Terminal

Puede que sea uno los rincones de Manhattan que pasan más desapercibidos. Un edificio de corte clásico que se contrapone a los rascacielos que lo rodean, y cuyo interior (sobre todo el techo recreando las constelaciones) es digno de admirar.

Al entrar, de nuevo os sentiréis como protagonistas de alguna película, pues la estación os sonará de verla, como mínimo en la famosa escena del carrito de bebé de Los Intocables de Elliot Ness (al menos a mí fue la primera que me vino a la memoria).

INTERIOR ESTACIÓN CENTRAL (Foto. Diario Las Américas)

 

PLANES DIFERENTES:

Sobrevolar Manhattan en helicóptero.

Al contrario de lo que pueda parecer, es una “excursión” de lo más demandada. Admito que es un capricho algo caro.Gastarse más de 100€ por 20 minutos de vuelo es un capricho caro, sí, pero también una experiencia única e inolvidable. Yo nunca había subido en helicóptero, y NY me pareció el lugar ideal para estrenarme. Además, así, disfruté de una nueva perspectiva de la ciudad, que por supuesto no olvidaré nunca. Fue sin duda, una buena inversión.

NUESTRO HELICÓPTERO
VISTAS PANORÁMICAS DEL SUR DE LA CIUDAD (CON LA ESTATUA DE LA LIBERTAD AL FONDO)
MONUMENTO EN LA ZONA CERO

Acudir a una misa evangelista con coro gospel

Toda una experiencia. Para una no practicante como yo, podéis imaginaros que ir a misa no es uno de los primeros planesen los que pienso, y menos en Nueva York. Sin embargo, es una visita que no podéis perderos. Para no molestar en cualquier iglesia un domingo por la mañana, lo mejor es acudir a una que ya esté acostumbrada a visitas. En esta que os muestro, os sentarán en un rincón donde podáis ver la ceremonia cómodamente y os acogerán con los brazos abiertos. Os sentiréis muy bien recibidos. Aunque no lo creáis llegaréis a emocionaros…

La música hace que el acto religioso sea mucho más ameno, y veréis como se engalanan las familias afroamericanas de este barrio de Harlem para asistir. Como os digo, merece mucho la pena.

 

BETHEL GOSPEL ASSEMBLY

Cenar en el club de Jazz SMOKE

El Cotton Club es mucho más conocido, pero visitarlo parece toda una odisea. Su fama, hace que conseguir entrar sea complicado, y que los precios no sean demasiado asequibles.

En Harlem, a pocas calles del hotel donde nos alojamos (El hotel Marrakech), encontramos casi por casualidad otro de los clubs más prestigiosos de la ciudad, y sin embargo mucho más acogedor y de fácil acceso: el Smoke.

A veces programan actuaciones y es necesario reservar. Lo normal es que podáis encontrar una mesa libre si esperáis un poco, o vais temprano. Por un módico precio podéis comer o cenar mientras veis una actuación de jazz que,  seais fanáticos o no de este estilo de música, os encantará. Nosotros repetimos varias veces…

THE SMOKE A LA HORA DEL BRUNCH
BRUNCH EN THE SMOKE
THE SMOKE A LA HORA DE LA CENA
LA BANDA DE ALLAN HARRIS: LA ACTUACIÓN QUE NOS ENGANCHÓ AL JAZZ PARA SIEMPRE!

Tomarse una copa en un rooftop.

Hay varias terrazas en las que poder tomarse algo y al mismo tiempo disfrutar de las vistas de la ciudad desde lo alto.

Nosotros elegimos la 230 Fifth, cerca del Madison Square Park. La entrada es la de un edificio normal, pero ya os indican en el portal, cómo llegar al bar de la terraza. Cuando lleguéis, lo primero que os encontraréis al salir, será con el Empire State Building a muy poca distancia. De noche las vistas del edificio son impresionantes. No hay que pagar entrada, simplemente la consumición (que como todas las bebidas alcohólicas en NY, no son baratas), pero merece mucho la pena.

Puede que os cueste encontrar un sitio para sentaros, pero os dará igual. Estaréis sacando fotos, admirando las vistas e intentando acabar de creeros que estáis en ese sitio. Y con esta terraza ya casi podéis  ahorraros la visita al Top of the Rock.

230 FIFTH ROOFTOP BAR
VISTAS EMPIRE STATE DESDE 230 FIFTH ROOFTOP

 

Éstas han sido nuestras visitas imprescindibles, clásicas como algo más fuera de lo habitual. Hay muchísimos más planes que no nos dio tiempo a hacer y que nos parecen muy interesantes: acudir a un partido de la NBA, o de Béisbol; hacer una excursión a las Cataratas del Niágara (en el mismo estado de Nueva York , a unas 6 horas en coche); ir a ver un musical de Broadway, etc. etc.

Desde luego Nueva York no aburre, hay mil cosas para hacer, pero veréis que, al final,  la más sencilla es la más alucinante de las actividades: pasear por sus calles y sentirse por unos días casi como un neoyorkino más.

¿Alguna sugerencia por si repetimos en Nueva York?

 

SI TE HA GUSTADO COMPARTE Y ¡QUE LA FAMILIA CREZCA!
Email this to someoneShare on Facebook10Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *