MI VIDA ANTERIOR Aprendizajes

MI VIDA ANTERIOR Aprendizajes

 

A veces pienso en mi vida anterior.

Mi vida antes de.

Cómo era todo cuando mi tiempo era más mío.

Cómo era mi vida, que queda tan lejana, y al mismo tiempo, parece que sucedía hasta ayer mismo.

Y me he dado cuenta, de que he aprendido algunas cosas en el transcurso de estos intensos, pero fugaces 3 años.

Algunas lecciones creo que incluso son valiosas. Conclusiones, que para mí, son verdades universales, indiscutibles y definitivas.

EL TIEMPO SE ESCAPA

Echando la vista atrás, pienso en todo el tiempo del que dispuse para mí en su momento, y que tanto necesito ahora, y creo que lo desaproveché. Al menos, no lo exprimí todo lo que debería.Más caminatas, más libros, más museos, más cenas, más cines, más aprendizajes….

Qué diferente es la percepción del tiempo y de su volatilidad, cuando se vive en la falsa creencia de que el tiempo te sobra…Ahora sé, que si volviera atrás, haría todo lo posible, para no tener esta sensación años más tarde.

Lección aprendida: exprimir el tiempo mucho más de lo que lo he hecho hasta ahora. Y en eso estoy.

PRIORIDADES CORRECTAS

Otro aprendizaje fundamental ha sido, saber colocar mis prioridades en el orden correcto. Tanto en el sentido negativo como en el positivo.

No me consiento dejar que cosas que no son importantes, me afecten como si lo fueran. No siempre lo consigo, pero la mayoría de las veces sí, y eso ya es un logro importantísimo, al que antes ni aspiraba.

Y no me consiento tampoco, desistir en el empeño de alcanzar mis sueños. Sólo ese empeño ya me hace feliz.

AGRADECER

Cuando sabes cuál es el orden de tus prioridades aprendes también a agradecer. A veces se nos olvida la suerte que tenemos, sólo por vivir en un país seguro, por tener algo que comer todos los días, por tener un techo, por tener salud…

Salud.

Levantarte cada día por tu propio pie; oír lo que sucede a tu alrededor sin dificultad; comer y que ese alimento llegue a convertirse sin problemas en energía; caminar sin ayuda; respirar con facilidad. Y que tu hijo también pueda hacer todo eso…

Qué diferente podría ser tu vida si esto no fuese así, ¿verdad?

Cómo cambia la perspectiva de la vida, el trabajo, o el dinero cuando pasas por la planta infantil de un hospital, aunque solo sea de paso…Aún recuerdo lo que me impactó ver por primera vez, la sala del hospital destinada a aula de enseñanza para los niños ingresados. No hace falta ver más.

También recuerdo, cuando paseaba por la calle con el carro de mi hijo cuando aún era bebé, y me encontraba con mil escalones, aceras, escaleras, socavones, o ascensores minúsculos en lugares atestados. Y pensaba: “Al menos yo en unos meses, dejaré el carro de lado, y me olvidaré de estos obstáculos en los que nunca me había fijado pero que siempre habían estado ahí. ¿Pero qué pasa con los que se mueven en sillas de ruedas a diario toda su vida?”

Sólo hace falta mirar a tu alrededor con algo de atención, para saber qué es realmente pasarlo mal, y tener motivos para quejarse.

LA MEJOR VERSIÓN 

Desde que soy madre, quiero ser la mejor versión de mí misma. No pretendo ser perfecta, eso es condenarse una vida de mentira, pero sí pretendo ser un buen ejemplo para mi hijo en todo lo que pueda.

Hablo de las pequeñas cosas cotidianas, que no cuesta tanto cambiar. Cosas como cuidar mis  modales, mi lenguaje; mejorar mis hábitos al comer; ser más consciente de la importancia del medio ambiente y colaborar más en su cuidado; intentar poner en práctica la empatía más a menudo…

Al final, éso será la herencia que les dejaremos a nuestros hijos, (lo demás son sólo cosas). Por eso sé, que a pesar de todo ese tiempo (algo desaprovechado) de mi vida anterior, que tanto echo en falta ahora, nunca he vivido tanto, como lo estoy haciendo ahora.

 

 

 

 

SI TE HA GUSTADO COMPARTE Y ¡QUE LA FAMILIA CREZCA!
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
21Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

2 comentarios sobre “MI VIDA ANTERIOR Aprendizajes

    1. Supongo que nos pasa a muchos papis. Esa vida que queda tan lejos, y que fue antes de ayer, y que realmente…tampoco echamos tanto de menos. Hay que disfrutar de cada etapa! Un abrazo familia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *