NUEVA YORK POR PRIMERA VEZ: ERRORES Y SORPRESAS HACIENDO MEMORIA

NUEVA YORK POR PRIMERA VEZ: ERRORES Y SORPRESAS HACIENDO MEMORIA

Todos conocemos Nueva York de una u otra manera. Miles de películas se han rodado en sus calles, y han hecho de esta ciudad un escenario conocido en todo el mundo. Todos tenemos en mente, cómo es Times Square, la Estatua de la Libertad, el puente de Brooklyn o el Empire State Building. Y así te sientes cuando te encuentras allí, como si fueras el protagonista de una película que ya has visto. Supongo que no es la primera vez que oyes este comentario, de boca de alguien que ha estado allí y ha sentido lo mismo.

Sin embargo, como en todos los viajes, hay cosas que no se ven en las películas, que no vale con que te las cuenten, o que las veas por internet, porque tienes que verlas, olerlas, tocarlas y sentirlas tú.

Así que, dejando a parte los típicos lugares que debes conocer cuando vas a Nueva York y de los que podrás encontrar mil y un datos en internet, yo quiero iniciar una serie un poco más personal, sobre nuestra experiencia en Nueva York. Hoy os cuento las impresiones que me llevé de Manhattan la primera vez que fuimos. En próximos posts, os desvelaré mis rincones favoritos, al margen de los lugares más turísticos, y os daré algunas recomendaciones, por si queréis tomar nota.

¿Os apetece cruzar el charco conmigo y visitar la ciudad que nunca duerme?

 

PANORÁMICA DESDE EL EMPIRE STATE BUILDING

Cómo os comenté en mi post NAMIBIA: EL VIAJE QUE NUNCA FUE, unos meses después de tener que cancelar este viaje, cuando las cosas volvieron a su cauce, y pudimos viajar, improvisamos un viaje que no nos habíamos planteado hasta entonces: Nueva York.

Somos más de destinos con encanto, con naturaleza, de descubrir, de pueblecitos, de recorrer a nuestro aire,… y Nueva York -el destino urbanita por excelencia- no era de nuestras primeras opciones, la verdad. Pero surgió. Los precios de los billetes, con solo unos 15 días de antelación, eran muy asequibles (no más de 350 euros por cabeza). Empezamos a comentarlo, y todo el mundo nos hablaba genial de la ciudad. Así que nos lanzamos. Como siempre: compra de billetes por internet y ¡mariposas en el estómago!

Y ahí empezó la aventura.

Como os decía no voy a hablaros de los sitios archiconocidos (sólo os dejo algunas imágenes), si no de mis impresiones y de los rincones que destacaría fuera de los habituales.

PUENTE DE BROOKLYN (¿PODÉIS VER EL AÑO EN QUE SE TERMINÓ SU CONSTRUCCIÓN?)
EMPIRE STATE BUILDING

IDEAS (ERRÓNEAMENTE) PRECONCEBIDAS

ERROR Nº 1# “VIAJAR A NUEVA YORK ES CARO”

La primera idea preconcebida que teníamos era precisamente que viajar a Nueva York, era caro. Volar a Nueva York nos sonaba en su momento, a viaje para gente VIP. Un destino en el que, inevitablemente, tenías que gastarte un dineral. Y noes así; en absoluto.

Como os decía, dependiendo de la época, y fuera de fechas especiales, los billetes son bastante asequibles.

Y además el alojamiento y comer, tampoco resulta excesivamente caro. Es cierto que un alojamiento céntrico y de diseño cuesta lo suyo (como en casi todas partes ), pero si no te importa coger el metro, y que quizás el hotel no tenga ascensor…pues puedes encontrar alojamiento decente por un precio módico.

Para comer… como hay de todo, lo tienes fácil. En una ciudad así, tienes desde restaurantes impagables, de precio medio, hasta los de comida rápida, que para supervivencia de unos días están genial. Pizzas por un euro la porción, Mc Donalds, los famosos puestos de perritos calientes, etc., etc. Si queréis daros un capricho, en el barrio de Hell’s Kitchen o en el de Little Italy, podéis comer bien a un precio normal.

RESTAURANTES EN LITTLE ITALY
PUESTO DE PERRITOS EN LA CALLE

Ir de compras, si sabes cómo, puede resultar también una actividad mucho menos cara de lo que parece. En general, las marcas americanas como Nike, Converse, Tommy, etc. suelen tener precios mejores que aquí, además de mucha más variedad en modelos y en tallas, que no llegan a Europa. También hay muchas tiendas de segunda mano, outlets… Es cuestión de buscar.

TIENDAS DE LUJO EN 5TH AVENUE
MERCADILLO EN UNA CALLE CUALQUIERA

Si además, vais en una buena época del cambio de dólar…mejor que mejor. Aunque hace tiempo que eso no pasa…

Así que si hacéis una pequeña hucha, Nueva York puede ser vuestro próximo destino.

ERROR Nº 2 # “LOS AMERICANOS NO SON MUY AMISTOSOS CON LOS EXTRANJEROS”

Tener una idea generalizada de cualquier país es siempre un error. Pero cuando la tienes de un país tan extenso y variopinto como EEUU, el fallo es seguro. Gracias precisamente al cine, que antes mencionaba, a lo que vemos en la prensa, etc. , mezclamos ciertos rasgos culturales de algunas zonas del país, y pensamos que así son en todas partes. Y es un grandísimo error. Admito que no podía evitar tener la idea de que los americanos, tan patrióticos siempre, y tan reacios, a veces, a todo lo que no sea Made in USA, (llegando a ser incluso racistas), serían gente desagradable, malencarada con los extranjeros y poco amigables. ¡Qué equivocada estaba!

Nueva York, no puede compararse a zonas de otros estados de la llamada América profunda, donde puede que esos rasgos sí sean propios de algunos de sus habitantes. Manhattan, en general, no es así. Manhattan, te recibe con los brazos abiertos, como llevan haciéndolo siglos, desde que se fundó la ciudad.

La multiculturalidad, la diversidad de razas, idiomas y costumbres está ya en las raíces de la propia ciudad, por lo que al final, lo que te encuentras son personas que se vuelcan en ayudarte, en atenderte, en que te sientas bien. Al fin y al cabo, la ciudad recibe millones de turistas al año, que no dejan de ser un motor más que mueve su economía. Y lo más habitual es que cualquiera de los que te está atendiendo en cualquier establecimiento haya llegado, o sus padres hayan llegado allí, igual de perdidos que tú, y no solo de visita, si no para quedarse y buscarse una vida mejor.

ERROR Nº 3 #”LOS BARRIOS DE LAS AFUERAS SON PELIGROSOS”

Una vez más, el cine tiene mucha culpa de que tengamos una idea obsoleta de algunos barrios de Manhattan. El Bronx, Harlem, Queens, etc. se asocian involuntariamente a escenas de películas con peleas callejeras, tiroteos y mafias de por medio. Pero es como si alguien de otro país, se hiciese una idea de lo que es España, viendo películas de Esteso (salvando las distancias) :).

Nosotros nos alojamos en Harlem, y es un barrio que no pudo sorprendernos más. Es una zona residencial de bloques de edificios, como en cualquier otra ciudad dormitorio de las afueras de una gran urbe. Sin rascacielos, ni carteles luminosos. Un barrio donde hacer vida, llena de estudiantes, tiendas ecológicas y cafeterías de barrio,  alejado un poco del centro neurálgico pero a unas paradas de metro. Para nosotros, la zona ideal para hospedarse.

DESCUBRIMIENTOS INESPERADOS

SORPRESA Nº 1 # EN NUEVA YORK NO TIENES QUE HABLAR INGLÉS

Al llegar a Times Square, cuando recorres sus distintos establecimientos, descubres que en casi todos los sitios céntricos de restauración o de compras, no necesitas saber inglés.

Me pasó, que los primeros días, empezaba a preguntar algo en inglés en una tienda, me contestaban en inglés, hasta que me oían hablar con el Sr. Majuve en español (y puede que también por mi malísimo acento). Cuando se daban cuenta que era española, seguían hablándome ya en español.

La conclusión es que la comunidad hispano hablante en la ciudad es numerosísima.

De hecho, fue aquí dónde pude comprobar cómo era un idioma, más allá del bilingüismo. Allí comprobé lo que era la mezcla total de ambos idiomas. Me explico con una anécdota.

De camino al aeropuerto JFK, tomamos la mala decisión de ir por nuestra cuenta en autobús (no lo hagáis!). Lo malo es que era un autobús urbano, de esos que hacen paradas cada pocos metros. Este autobús atravesaba todo el barrio de Queens- que no es pequeño-  (donde ya no hay los taxis amarillos que tanto usamos por el centro, para poder cambiar de opinión).

Fuimos los únicos blancos en el autobús en todo el trayecto. El resto de ocupantes eran latinos, intuíamos que trabajadores que volvían a casa del centro, jóvenes estudiantes, amas de casa, etc. Cuando inevitablemente escuchábamos cómo hablaban por su móvil, la mezcla del inglés y el español en la misma frase era de lo más habitual.

” Listen, darling, recoge a tu hermano del highschool y ven a comer a la casa” “Ok, I’m on my way, cariño, llego en 5 minutos” y cosas así.

Supongo que en Miami, Florida, y otras ciudades será igual. Fue algo que me llamó mucho la atención.

SORPRESA Nº 2# LA ESTATUA DE LA LIBERTAD NO ES TAN GRANDE

A veces, de ver tantas imágenes de un sitio o de un monumento, nos hacemos una idea de tamaño muy equivocada. Recuerdo que la primera vez que me pasó eso, fue hace muchos años al ver la Cibeles … “¿Y ahí es donde se suben siempre los del Real Madrid cuando ganan?, ¿Pero si es muy pequeña?”, lo mismo me pasó con Los Girasoles de Van Gogh cuando los vi en el museo de Londres, que casi necesito unos primáticos para verlos detrás de la cola de gente que había apostada enfrente…

Pues la Estatua de la Libertad es el mismo caso. Me la esperaba más impactante, más grande e imponente. Aún así, hay que decir que es muy bonita, y que es muy emocionante cuando las ves en directo por fin.

SORPRESA Nº 3# UNA CIUDAD HECHAPARA “PATEAR”

Al contrario de lo que pasa en otras ciudades de EEUU, donde las distancias son enormes, Manhattan es una ciudad muy fácil de recorrer.

Gracias al metro, al precio más que asequible de los taxis, y que la ciudad es llana, (lo que es de agradecer si quieres recorrerla a pie), puedes llegar a cualquier punto de la ciudad sin demasiado esfuerzo. Resulta una ciudad bastante más amigable para caminar de lo que se puede esperar, y más acogedora que otras grandes ciudades, como Madrid.

YELLOW CAB

Además aunque el sistema de calles identificadas por número nos parezca un poco lioso, sí resulta muy útil para ubicarte una vez que entiendes cómo funcionan: las avenidas atraviesan la isla longitudinalmente, y las calles numeradas son las que atraviesan la isla transversalmente. Al final es más sencillo de lo que parece. A los pocos días te mueves en la ciudad como pez en el agua, y no cuesta imaginarse a uno mismo viviendo allí una temporada ( ¿quién no sueña con eso?  ;).

CALLES Y AVENIDAS EN MANHATTAN

SORPRESA Nº 4# EN EEUU TODO ES XXL

Vale, estoy exagerando, y es cierto que algo ya nos temíamos, pero no miento si digo que donde he visto los camiones más grandes, los edificios más altos, las personas más corpulentas, y la ropa de más talla que he visto en mi vida, ha sido en Nueva York.

“PEQUEÑO”CAMIÓN DE BASURA
“PEQUEÑA” LIMUSINA
“PEQUEÑO” SEGURATA
“PEQUEÑAS” PANTALLAS PUBLICITARIAS

SORPRESA Nº 4# LOS AMERICANOS SE VUELVEN COMPLETAMENTE LOCOS CON HALLOWEEN

Sí, efectivamente, lo que nos muestran en las películas sobre el fanatismo de todos los americanos por la celebración de Haloween, no es ficción. A falta aún de varios días, puedes encontrarte cosas como estas en cada esquina:

PORTAL DE UNA CASA CERCA DE CENTRAL PARK
RINCÓN DE LOS QUESOS EN UN SUPERMERCADO
ZOMBIES DEAMBULANDO POR LA CIUDAD
OFERTA EN LAS PELUQUERÍAS PARA CONVERTIRTE EN UN ZOMBI IDEAL

En el siguiente post sobre Nueva York os llevaré a los rincones que más me sorprendieron de la ciudad para que veáis porqué esta ciudad resulta tan cautivadora.

¿Qué os sugiere a vosotros Nueva York si es que no habéis estado?  Y si habéis estado, ¿qué fue lo que más os sorprendió de la ciudad?

 

 

 

 

 

 

SI TE HA GUSTADO COMPARTE Y ¡QUE LA FAMILIA CREZCA!
Email this to someoneShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *