PLAN DE SEMANA SANTA CON NIÑOS IMPROVISADO SAN VICENTE DEL MAR, EL GROVE, LA TOJA

PLAN DE SEMANA SANTA CON NIÑOS IMPROVISADO SAN VICENTE DEL MAR, EL GROVE, LA TOJA

Cuando llega la Semana Santa, al menos a mí, siempre me pasa lo mismo: me llega como por sorpresa. Con el ajetreo del día a día y pensando ya en horizontes más lejanos de cara al verano, no me queda tiempo para preparar una escapada por los alrededores, ¿no os pasa lo mismo?

 Este año, por supuesto, ha vuelto a ocurrir, y hasta el día anterior por la noche, no sabíamos qué íbamos a hacer al día siguiente. Lo que teníamos claro era que íbamos a aprovechar el tiempo y que, gastándonos cuatro durillos, íbamos a disfrutar todos.

Y aunque puede parece un objetivo fácil, a veces no lo es tanto pero…..LO CONSEGUIMOS.

Después de darle muchas vueltas y ver que los precios de los hoteles en sitios apetecibles de nuestra zona estaban por las nubes esos días, y casi al completo, decidimos la opción de salir todo el día, y volver a dormir a casa, ¿qué mejor sitio?

Descartamos destinos a más de una hora en coche de Vigo, donde vivimos, para así aprovechar bien el tiempo y nos decantamos por ir a la zona del Grove.

MAPA ZONA DEL GROVE

En un post anterior ya os conté otro plan para hacer en el Grove, cuando visitamos el Acuario (link aquí), pero esta vez, que el tiempo fue más benévolo, decidimos pasear y disfrutar del paisaje de la zona que es lo que realmente vale la pena.

Primera parada, la Isla de la Toja. Nos habían hablado de un pequeño parque infantil en medio de la isla, totalmente integrado en el entorno y además diseñado como si de una aldea “Hobbit” se tratase , pero creando una leyenda alrededor de unos nuevos personajes: los Grobits.

Y dimos con él. Está en medio de un pinar precioso, después de andar unos metros por un sendero. Es pequeño, pero es un rincón con mucho encanto.

DE CAMINO AL PARQUE GROBIT

Además de los columpios, los más pequeños se lo pasan genial llamando a las pequeñas puertas, por si salen los Grobits, los gnomos, los pitufos o cualquier criatura del bosque…

PARQUE GROBIT
PARQUE GROBIT
BUSCANDO GROBITS
BUSCANDO EN LAS SETAS, POR SI HUBIERA PITUFOS
BUSCANDO EN LOS TRONCOS DE COLORES

Además justo en la entrada de la isla, en un campo vallado, hay tres burros. Sí, tres burros, no sabemos porqué, de quién son,  ni para qué los tienen allí, pero qué buen descubrimiento. El más amistoso, se acercó a la valla y los niños pudieron darle hierba para comer. Toda una atracción añadida con la que no contábamos.

ATENCIÓN BURROS
BURROS
DANDO HIERBA A NUESTRO AMIGO

Saliendo ya del parque, seguimos el sendero y nos encontramos con un parque de adiestramiento canino (nunca había  visto ninguno, la verdad). Además, a medida que seguíamos por el camino, nos fuimos encontrando más  detalles curiosos que te cuentan un poco de la historia y los personajes del lugar.

PARQUE CANINO

 

 

PARQUE CANINO
DETALLES DEL CAMINO
DETALLES DEL CAMINO

Otra cosa que se nos ocurrió estando allí, que ya habíamos visto cuando visitábamos la Toja, pero nunca nos habíamos planteado usar, eran las bicicletas para familias. Todo un invento.

Por 10€ la media hora, nos paseamos por la isla en un aparato de estos. Circulamos por la carretera, mientras el pequeño explorador “conducía” con su pequeño volante en la parte delantera. Por supuesto, el recorrido no supone peligro alguno pues, la isla es como una gran zona residencial, en la que los coches no pueden superar los 30kms por hora, y te adelantan sin problema ni maniobras “intimidantes”.  Ya os podéis imaginar lo contento que iba el peque. Para nosotros puede ser una tontería de turisteo, pero para ellos es toda una aventura y…¿cuántas oportunidades tenéis de hacer algo así?

*Disculpad la falta de fotos de este momento bici, pero estaba ocupada pedaleando 😉

Ya en la zona de San Vicente del Mar (pasando la playa de la Lanzada), paramos a comer. Elegimos sin tener ninguna referencia, el Asador Luis Kavalo  (o más bien “chiringo-playa/restaurante”). El sitio es bastante amplio, con una bonita terraza sobre el mar, protegida con toldos transparentes, por si hace viento (eso sí, para disfrutar de esa parte, había que reservar, así que lo dejamos para otra ocasión). La verdad es que el sitio, poco a poco se fue llenando y aún así fueron bastante rápidos y comimos muy bien. Me quedé con ganas de probar su empanada y su caldereta de arroz que tenía muy buena pinta. Los precios muy razonables (comimos los 3 por unos 40€).

Y de allí, un poco más adelante, detrás del camping Siglo XXI (ver mapa), nos fuimos a tomar el café a un lugar difícil de describir. Yo diría que es un “chiringo-playa/sala de conciertos/pub”. Se llama El Náutico. La verdad es que no veréis ningún cartel con su nombre, y para llegar tenéis que buscar un poco. Es un lugar con un encanto especial.

 

TERRAZA EL NAUTICO
TERRAZA EL NÁUTICO
TERRAZA EL NÁUTICO

Está literalmente sobre la arena, y su interior recuerda más a una sala de estar, con sofás y una chimenea. No tienen máquina de café (nos quedamos sin tomarlo, claro), solo ponen cervezas, copas y algún helado que otro. Es como un chiringo/pub diferente. Pero por lo que es famoso, es porque en verano hacen conciertos; tradición que empezó hace años con las sesiones improvisadas de músicos que caían por ahí no sabemos muy bien porqué. Y no hablo de músicos sin más, hablo, entre otros, de gente como Iván Ferreiro, Coque Malla, etc. Ahora, ya se lo montan de otra manera y ya tienen cartel de conciertos y todo. Este verano intentaremos a ir a alguno de ellos (algunos son a las 20hrs, un horario bastante” family friendly”). Un buen plan como fin de un día de playa, ¿no?

Y justo donde está este sitio tan especial, empieza una ruta por el paseo de madera que bordea el mar. Pasa por un par de pequeñas calas y entre algunas rocas enormes. Ese tramo de madera, puede medir unos 2kms, y se puede hacer perfectamente con carro de bebé (de hecho vimos unos cuantos). Eso sí, después el camino se convierte en sendero, y ya habría que hacerlo sin silla. Desde luego, merece la pena. El paisaje es simplemente impresionante. Si a los que vivimos cerca del mar ya nos encanta, a los que vengáis del interior os dejará sin palabras.

PASEO SAN VICENTE DEL MAR
PASEO SAN VICENTE DEL MAR

 

PASEO SAN VICENTE DEL MAR

 

PASEO SAN VICENTE DEL MAR

 

PASEO SAN VICENTE DEL MAR

Como veis, no salir de viaje en Semana Santa, (teniendo un poco de suerte con el tiempo), no tiene porqué significar quedarse en casa, o no poder descubrir sitios nuevos. Incluso puedes volver a esos sitios que ya conocías, pero verlos con los ojos de un niño y sacar una experiencia diferente. Como siempre os digo, cualquier “excursión” es una pequeña aventura para los peques, y una oportunidad de descubrir, aprender y disfrutar todos juntos. Al fin y al cabo, ¿No es eso viajar?  ¡Salid a explorar siempre, no hay excusa!

¿Qué habéis hecho vosotros en Semana Santa? ¿Conocíais  estos rincones en la zona del Grove?

 

 

SI TE HA GUSTADO COMPARTE Y ¡QUE LA FAMILIA CREZCA!
Email this to someone
email
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

2 comentarios sobre “PLAN DE SEMANA SANTA CON NIÑOS IMPROVISADO SAN VICENTE DEL MAR, EL GROVE, LA TOJA

  1. Estupendos estos planes de un día. Nosotros también somos de Vigo, y también somos tres. Así que a estas pequeñas excursiones es a lo que dedicamos los fines de semana, y no siempre está una inspirada. Pero cuando te lo cuentan así, y con esas estupendas fotos, ya dan ganas. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *